Experta en preservación documental ofreció charla sobre el control de la humedad en colecciones

16 Mayo, 2019

              

La actividad forma parte de las Residencias en Conservación y Preservación Documental que ofrece la Biblioteca Nacional

Texto: Jufany Toledo / Fotos: Yesenia Marcano / Prensa IABNSB

En el marco de la formación que el Instituto Autónomo Biblioteca Nacional y de Servicios de Bibliotecas (IABNSB) le ofrece a la generación de relevo, a través de las Residencias en Conservación y Preservación Documental, este miércoles 15 de mayo participó como invitada la experta en preservación Pía Rodríguez.

La charla titulada “Preservación y ambiente. Humedad relativa” tuvo lugar en el Centro Nacional de Preservación Documental de la Biblioteca Nacional, del cual la licenciada en Química Pía Rodríguez fue directora a lo largo de 15 años, durante los cuales se formó como experta en conservación y preservación documental.

Durante su exposición, Rodríguez destacó que la medida más importante a considerar en un ambiente o depósito de documentos es el control de la humedad en el ambiente, ya que la hidrólisis afecta cualquier tipo de papel, cintas magnetofónicas o películas de acetato y nitrato, entre otros.

                     

La humedad relativa fue definida como una medida comparativa entre la capacidad (cuanto puede contener un espacio, un recipiente, un volumen dado) y la humedad absoluta (la cantidad de vapor de agua que contiene el aire por unidad de volumen); es el porcentaje de vapor de agua que tiene el aire con relación al máximo que podría tener, si estuviera saturado a esa temperatura.

Al respecto, enfatizó que lo primero que se debe hacer es detectarla, es decir, ubicar los lugares donde se produce la humedad. Luego se pasa al control. Para tal fin, existen diversos equipos que ayudan a controlar, mantener o medir la humedad, como son los aires acondicionados, los deshumificadores, el hidrotermográfo, el thermohigrómetro, el datalogger thermohigrómetro y el sicrómetro giratorio.

Los deterioros fueron clasificados por la experta en químicos, físicos y biológicos, lo cual se traduce en reacciones o transformaciones que pueden sufrir los diversos documentos, y que se evidencian a partir de la aparición de hongos, moho, insectos, fracturas, cambios de dimensiones (se expande, se contrae o se fractura); avinagramiento de las películas, entre otros.

Para finalizar, Rodríguez ofreció algunas recomendaciones mínimas para contribuir en la preservación documental, como por ejemplo, la ubicación ideal de las estanterías. Además, expresó la importancia de tener políticas de conservación claras y planes de contingencia con los que se pueda dar respuesta inmediata al momento de alguna emergencia producto de un incendio, inundaciones o catástrofes.

                    

Centro Nacional de Preservación Documental

El Centro Nacional de Preservación Documental (CNPD) fue creado por la Biblioteca Nacional en 1981, a objeto de brindar la debida atención y cuidado a todas sus colecciones. En el año 1988, durante una conferencia mundial de Bibliotecas y Archivos, fue seleccionado como centro regional para asesorar y apoyar a toda América Latina y El Caribe, contando con el aval de un organismo internacional como es la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios e Instituciones – Programa Central para la Preservación y la Conservación (IFLA-PAC).

Es el único centro de esta naturaleza que existe en la región, y se encarga de hacerle mantenimiento no solo a las colecciones de la Biblioteca Nacional, sino también de otras instituciones, especialmente las que tienen documentos antiguos, entre ellos el Archivo General de la Nación, el Centro Nacional de la Historia y la Asamblea Nacional. Igualmente, sus especialistas han sido requeridos por otros países para tratar sus fondos documentales.

En el CNPD se han restaurado documentos de gran importancia para la nación, como el Acta de la Independencia de Venezuela y las Constituciones. Por esta razón, se inició el Programa de Residencias en Preservación y Conservación Documental. La finalidad es compartir la experiencia acumulada por más de 30 años y formar generaciones de relevo en tan importante actividad para las bibliotecas, archivos y centros de documentación.

                

 

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page