Analizan en Archivo Audiovisual evolución del cine venezolano

31 enero, 2020

Vladimir Sosa, director del archivo, resaltó los avances registrados y desafíos en la producción cinematográfica del país; consideró, además, que existen posibilidades para seguir haciendo películas

Texto y Foto: Sathya Arteaga / Prensa IABNSB

El director del Archivo Audiovisual de Venezuela, Vladimir Sosa, ofreció este viernes el conversatorio “Acercamiento a la historia del cine”, a propósito de los 123 años de este arte en el país, que se cumplieron el pasado 28 de enero.

Durante el encuentro, el también cineasta hizo un recorrido histórico sobre la invención del cine y cómo llego a Venezuela. Todo ello con una proyección de una película del cineasta larense Amábilis Cordero.  CIMG7705

Sosa explica que el cine venezolano nace con las proyecciones de las películas “Un célebre especialista sacando muelas en el Gran Hotel Europa” y “Muchachas bañándose en la laguna de Maracaibo”, en el Teatro Baralt de la capital del estado Zulia.

“Estas proyecciones se realizan gracias a la adquisición que hizo el empresario zuliano  Luis Manuel Méndez, que viaja a Nueva York y compra un aparato que permitía captar imágenes en movimiento y proyectarlas posteriormente”.

Indicó que el 28 de enero 1897, fecha tomada como día del nacimiento del cine venezolano, es cuando se proyectan “las primeras películas venezolanas, las primeras producidas en Venezuela y la primera vez que se exhibía una obra venezolana en territorio venezolano”.

Sin embargo, para Sosa el cine “apareció pocos después, cuando hombres y mujeres deciden utilizar, bien sea el vitascopio neoyorquino de Thomas Edison, o el cinematógrafo de los Hermanos Lumiere, para contar historias”, en lugar de personas en movimiento.

Acercamiento al cine

De acuerdo con Sosa, “no se ha hecho un estudio, un análisis rigoroso sobre el nacimiento de nuestro cine”, pues “la relación que tenemos con el cine es absolutamente farandulero”, lo que condiciona la percepción de este arte.

“Eso no está mal, pero el cine hoy en día, 123 años después de su creación,  tiene tres componentes fundamentales: uno, el tema de la creación artística; la necesidad del hombre, de la mujer de contar una historia, de transmitir sensaciones, etc. Por otro lado, está el ámbito que nunca lo ha perdido, el científico-tecnológico. Para hacer cine hace falta una cantidad de equipos y de recursos técnicos importantemente complejos y hasta costosos que además están cambiando constantemente”.

Sin embargo, Sosa resaltó que la historia del cine venezolano es mucho más compleja. “La historia del cine implica más, no solo el análisis de las obras, sino el comportamiento de los autores, de situaciones que están vinculadas a nuestra realidad política, nuestra realidad social, nuestra realidad cultural, que ha hecho que el cine haya cambiado”.

Refirió que, según registros históricos, el cine comenzó el 28 de enero de 1897. Pero “hasta 1908 no hay indicios, no hay datos, no hay ningún documento que hable de otras obras cinematográficas, hasta que el cineasta Manuel Delhom, hace un registro del Carnaval en Caracas y lo presentara en 1909”.CIMG7704

Al respecto, detalló que la historiadora italiana Ambretta Marrossu, en su trabajo “Periodización para una historia del cine venezolano”, presenta el desarrollo del cine venezolano por periodos, los cuales definen el tipo de cineastas desde 1897 hasta 1990.

Según Marrossu, puede hablarse de cineastas Incidentales (1897-1924), Pseudostandard, (1940-1950), Autores (1950-1966), Independientes (1966-1973), Cineastas Integracionistas (1973-1980), Cineastas integracionistas y comienzo de la crisis (1980-1990).

“El caso es que ella realizó este trabajo como una hipótesis, y no hubo ninguna respuesta de esto. Nadie dijo si eso está bien, si estaba mal, y cuando digo nadie me refiero a los sectores cinematográficos, sobre todo los sectores académicos vinculados a la función  cinematográfica y vinculados a la historia. Hoy en día, muchos de los profesionales, investigadores e historiadores del cine asumen esta apreciación planteada en la prensa como definitiva”, lamentó Sosa.

La época de oro del cine venezolano

Sosa indicó que las décadas de 1970 y 1980 son consideradas desde el punto de vista de la farándula como la época de oro para el cine venezolano, ya que “hubo un cine exitoso desde el punto de la taquilla, de la crítica”. El cine venezolano llegó a “ganarle en cantidades de espectadores a obras cinematográficas hollywoodenses”.

Durante 1980 y 1990 comienza a surgir una generación de cineastas, como Luis Alberto Lamata, Carlos Azpúrua, Diego Rísquez, entre otros, que desarrollaron su carrera en un periodo signado por diversos hechos que afectaron a la industria cinematográfica venezolana, como por ejemplo El Viernes Negro, con la devaluación de la moneda, y el Caracazo.

Sosa resaltó que a partir de 2005, existe una “bonanza” en la producción cinematográfica, ya que muchas películas han roto récords en taquillas y en premiaciones.CIMG7701

No obstante, ante la coyuntura socioeconómica actual, producto de las acciones unilaterales de Estados Unidos y la Unión Europea, “tenemos 4 años difíciles para la producción cinematográfica, pero nuestros cineastas están desplegados en el mundo haciendo nuestras películas”.

“Nosotros hemos conquistado premios como el Goya, el premio (del Festival de Cine) de Venecia. El Premio de Moscú con la película Hermano, entre otras películas que se han comportado maravillosamente en los otros mercados internacionales, en los festivales internacionales”.

Sosa reconoció que si bien existe una situación compleja para la labor cinematográfica, “no significa que nuestro cine ha muerto. Nosotros tenemos la posibilidad, el conocimiento, los técnicos, la disciplina, los equipos para seguir haciendo películas y hacerlas bien”.  

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page