¡Ana Karina Rote! 525 razones para la descolonización cultural

11 octubre, 2017

0301(1)

La reivindicación de los pueblos originarios pasa por el rescate de nuestra memoria
Texto:Renny Marrero/Foto:/Prensa IABNSB 12/10/2017

El 12 de octubre del año 2002 el Comandante Hugo Chávez Frías declaraba mediante Gaceta Oficial número 40.070 esta fecha como Día de la resistencia indígena, para la exaltación de los valores heroicos de los caciques y cacicas que dejaron como herencia ética y moral el amor a la Patria, el cual debemos mantener vivo en nuestros corazones según reza el texto del documento legal.

Así comenzó a dejarse atrás una oprobiosa ”celebración” que enaltecía lo que fue sin duda el genocidio más grande cometido en toda la historia de la humanidad : la invasión por parte de la corona española a los territorios que sus aborígenes denominaban Abya Yala, hoy América, la fecha conocida hasta ese entonces como ”Día de la raza” rememoraba como hazaña la expoliación y barbarie que siguieron al avistamiento de tierra por el marinero Rodrigo de Triana en 1492, de esta manera se sesgaba nuestra historia de lucha y resistencia negando el genocidio cometido por el imperio español.
Un años antes, el 08 de diciembre de 2001, Chávez aprobaba mediante Decreto presidencial la incorporación de los restos simbólicos del Cacique Guaicaipuro al Panteón Nacional, como un acto de reivindicación histórica de la heroica resistencia de los pueblos originarios a la barbarie y ocupación del imperio español.

Aquellos actos del Comandante Chávez fueron los primeros de una serie de acciones emprendidas por el pueblo y el gobierno Bolivariano por deslastrarse de la colonización cultural, un capítulo que generó tensiones y posiciones encontradas aún en el seno del chavismo fue cuando se derribó la estatua de Colón ubicada en las inmediaciones de Plaza Venezuela, la estatua en cuestión fue juzgada, condenada, arrastrada y colgada, muchos podrían argumentar razones contra esta muestra de violencia simbólica pero para las mujeres y hombres que participaron del acto aquel 12 de octubre de 2004 lo que se derrumbó ese día fue el culto a una afrenta cometida contra la memoria de nuestros ancestros pues honrar a Colón era honrar el genocidio indígena.

Como hemos podido observar varios momentos de justicia y reivindicación histórica se han dado en 12 de octubre, simbólica y contundente resultó la sustitución de la réplica de la nao Santa María, una de las naves usadas por la tripulación española durante la primera invasión, por una réplica a escala real del buque Leander, emblemática embarcación en que el precursor Francisco de Miranda trajera a costas venezolanas la primera imprenta, el tricolor primigenio y el ideal de una Patria Grande, cabe destacar que esta iniciativa surgió de la presión que a través del portal Aporrea y otros medios realizaron diversas organizaciones sociales, una vez más el pueblo rechazó un símbolo de opresión y reafirmó su identidad.

También un 12 de octubre pero de 2015 al cumplirse 11 años de haber sido derribada la estatua de Colón, el presidente Nicolás Maduro inauguró una estatua del cacique Guaicaipuro en el mismo sitio en que se ubicara la del navegante invasor rebautizando el lugar con el nombre de Paseo la resistencia, allí se puede contemplar al aguerrido cacique que lideró la confederación de 50 tribus que combatieron durante el siglo XVI en la región central del país, especialmente en Valle de Caracas.

 

Otro hito lo representa el hecho de que desde el 8 de marzo de 2017 el Panteón Nacional, última morada de los más ilustres hijos de nuestra patria resguarda los restos de la cacica Apacuana, líder de la población Quiriquire, quien con valentía y coraje se resistió a la invasión de los españoles en el año 1574, hazaña que contribuyó a la liberación de las tierras de Súcuta, en lo que hoy conocemos como Valles del Tuy. La aguerrida Apacuana entró al Panteón acompañada de Hipólita y Matea Bolívar , representantes de la negritud que sufrió al igual que nuestros originarios la saña del invasor siendo arrancados de su África natal.

12 octubre01

Caribe somos
Hoy 12 de octubre de 2017 a 525 años de la llegada del invasor Cristóbal Colón no sólo debemos recordar la resistencia de nuestros antepasados sino combatir la arrogancia y el pretendido derecho divino a gobernar sobre otras naciones que al parecer sigue guiando el accionar de los poderosos del mundo, por eso mientras en Venezuela luchamos por la plena inclusión social y el reconocimiento de nuestras culturas autóctonas debemos nuevamente levantar la voz y no olvidar que como lo escribiera el apóstol cubano José Martí ” Con Guaicaipuro, Paramaconi, los desnudos y heroicos Caracas hemos de estar, y no con las llamas que los amarraron, ni con las cuerdas que los ataron, ni con los aceros que los degollaron, ni con los perros que los mordieron”.

La letra de nuestro Gloria al bravo pueblo demanda seguir el ejemplo que Caracas dio, no olvidemos que aquí mismo, en este gran valle resistieron comandados por Guaicaipuro los caciques Tiuna, Naiguatá, Guaicamacuto, Chacao, Terepaima y Baruta entre otros que al grito de guerra caribe de ¡Ana Karina Rote, Aunicon Paparoto Mantoro, Itoro Manto! que se traduce como “Sólo nosotros somos gente, aquí no hay cobardes ni nadie se rinde y esta tierra es nuestra” lucharon con ahínco contra los invasores, el propio Guaicaipuro derrotó a Juan Rodríguez Suárez apodado ”El hombre de la capa roja” tomando como trofeo la espada de ese conquistador con la que se cuenta luchó con fiereza el cacique por defender las tierras caribes hasta perecer víctima de la traición de un delator, del fuego y del agavillamiento.¡Mátenme libérense de su miedo! gritaba a sus verdugos, cuentan los cronistas que los españoles le temieron aún después de muerto, pues nunca pudieron doblegar su esencia y espíritu guerrero.

Razones sobran para seguir resistiendo, muchas estatuas por derribar, muchos símbolos por sustituir quedan aún, principalmente los obsoletos monumentos ideológicos de dominación y los mausoleos de enajenación y alabanza que niegan nuestra identidad… desde el Instituto Autónomo Biblioteca Nacional y de Servicios de Bibliotecas IABNSB apostamos a la descolonización de la memoria, invitamos a leer para conocer, para comprender,para ser más libres.

001(1)002(1)

Nuestras colecciones bibliográficas cuentan con innumerables títulos a través de los cuales realizar lecturas críticas de nuestra historia, desde Eduardo Galeano con las venas abiertas de América Latina, hasta Visión de los vencidos. Relaciones indígenas de la Conquista de Miguel León Portilla pasando por el indigenismo comunitario de José Carlos Mariátegui por nombrar sólo algunas fuentes de información y estudio científico que dan la razón a quienes aún nos indignamos ante la sola evocación de una fecha en que se celebraba la barbarie y que hoy se conmemora como el inicio de una lucha de resistencia que no ha acabado.

El reconocimiento de nuestra historia, la reivindicación de los pueblos originarios pasa por el rescate de nuestra memoria, por ello debemos descolonizar nuestras conciencias, en otrora nuestros niños dibujaban tres barquitos como representación de ”El encuentro de dos mundos”, se nos enseñó que hubo ”una conquista armada y una pacífica”,se dijo que mansamente entregamos oro por espejitos, se nos ocultó que más de 90 millones de seres humanos fueron brutalmente asesinados, que las riquezas de nuestro continente engrosaron las arcas de la corona española y la iglesia católica, nos convirtieron en súbditos, en esclavos, en objetos, la historia que nos enseñaron la escribieron los vencedores.

La nuestra, la visión de nuestros ancestros vencidos pero nunca doblegados, de aquellos que como Guaicaipuro Cuatemoc se negaron a callar y que siguen resistiendo está escribiéndose, la escribimos y la leemos los pueblos del sur plena era de contraofensiva antiimperialista a medidas que nos descubrimos y autoliberamos para no seguir siendo víctimas de la maldición de Malinche, esa que hace humilde a los hipócritas ante el extranjero al que regala las riquezas pero que los vuelve soberbios ante sus hermanos del pueblo. Que resuene pues nuestro grito de resistencia:

¡Ana Karina Rote, Aunicon Paparoto Mantoro, Itoro Manto!

Maldición de Malinche

Del mar los vieron llegar mis hermanos emplumados
eran los hombres barbados de la profecía esperada,
se oyó la voz del monarca de que el dios había llegado
y les abrimos la puerta por temor a lo ignorado.
Iban montados en bestias como demonios del mal
iban con fuego en las manos y cubiertos de metal.

Sólo el valor de unos cuantos les opuso resistencia
y al mirar correr la sangre se llenaron de vergüenza
porque los dioses ni comen ni gozan con lo robado.

Y cuando nos dimos cuenta ya todo estaba acabado,
y en ese error entregamos la grandeza del pasado.

Y en ese error nos quedamos trescientos años esclavos.

Se nos quedó el maleficio de brindar al extranjero
nuestra fe, nuestra cultura, nuestro pan, nuestro dinero.

Y les seguimos cambiando oro por cuentas de vidrio
y damos nuestras riquezas por sus espejos con brillo.

Hoy, en pleno siglo veinte nos siguen llegando rubios y les abrimos la casa
y les llamamos amigos.

Pero si llega cansado un indio de andar la sierra
lo humillamos y lo vemos como extraño por su tierra.

Tu, hipócrita que te muestras humilde ante el extranjero
pero te vuelves soberbio con tus hermanos del pueblo.

Oh, maldición de Malinche, enfermedad del presente
¿Cuándo dejarás mi tierra..?
¿Cuándo harás libre a mi gente?

12 octubre03

01(1)001(1)

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page