Clásicos griegos de Miranda se encuentran en la Biblioteca Nacional

14 Mayo, 2019

                   

El bibliógrafo David Chacón Rodríguez ofreció una charla sobre los textos de Miranda, en la sala de Libros Raros y Manuscritos

Texto: Jufany Toledo / Fotos: Renny Marrero / Prensa del IABNSB

A propósito de diversos ejemplares de clásicos griegos pertenecientes al Generalísimo Francisco de Miranda que se resguardan en la División de Libros Raros y Manuscritos del Instituto Autónomo Biblioteca Nacional y de Servicios de Bibliotecas, este martes 14 de mayo se llevó a cabo un conversatorio sobre este caraqueño universal.

La actividad fue protagonizada por David Chacón Rodríguez, historiador, bibliógrafo y documentalista, quien entre 1986 y 1992 se desempeñó como agregado cultural para Investigaciones Históricas de la Embajada de Venezuela en España, y actualmente es secretario de la fundación Pedro Grases y presidente y consejero general de la Fundación Hermano Nectario María para la investigación Histórico-Geográfica de Venezuela.

Si bien el tema que nos convocaba eran los libros de Miranda, resultó inevitable que el ponente recreara diversos aspectos de la vida del “precursor de la emancipación americana”, quien fue un personaje polifacético que poseía extraordinarias dotes militares. Héroe de nuestra Independencia, pero también luchó por la independencia de los Estados Unidos de América y en la Revolución Francesa.

De manera que apoyado en una presentación que reúne fotografías de las casas donde vivió Miranda y su familia; diversos lugares visitados, incluida su prisión; mapas; muestras de textos escritos por él, y hasta lo que se supone es su osamenta, Chacón ofreció una visión general sobre quien definió como el hombre más culto de nuestra historia, maestro de maestros.

                    

Sebastian Francisco de Miranda y Rodríguez nació en Caracas el 28 de marzo de 1750; viajero incansable, recorrió diversos países y ciudades que fueron descritas y calificadas en su diario, a través del cual nos dejó conocer también su lado humano, como hombre altruista, filántropo, sensible, anticlerical, seductor, amante de la libertad, la música, la pintura, el teatro y las mujeres; hablaba y escribía indistintamente en varios idiomas, poseedor de una extraordinaria cultura, cuya pasión por los libros lo acompañó hasta sus últimos días.

De esta manera nos lo presenta David Chacón, quien no puede ocultar su emoción al tener en sus manos un ejemplar único de “Carmina” de Anacreonte, en cuya última página se encuentra manuscrita la traducción de uno de los versos, realizada por el propio Francisco de Miranda.

“Este es el único ejemplar que existe en el mundo de este libro, y además está escrito por Miranda. Ven para que conozcas su letra -nos dice-. Fue un hombre con una gran cultura y un don para manejar diversas lenguas; en sus escritos suelen mezclarse varias de ellas (francés, inglés, italiano, español, latín y ruso). Escribía sobre política, cultura, mujeres y sobre cada ciudad que visitaba”.

El ponente relató que, desde 1771, Miranda inció la construcción de su magnífica biblioteca de autores clásicos griegos, latinos, italianos, franceses, ingleses, alemanes, portugueses y españoles. La Biblioteca Nacional resguarda buena parte de los libros y manuscritos que le pertenecieron. En su testamento, Miranda pidió que su biblioteca le quedara a la Universidad de Caracas, como un gesto de agradecimiento por la sólida formación recibida.

               

Chacón también hizo mención al archivo del general Miranda, el cual se dio por perdido durante más de 100 años, hasta que fue adquirido en 3 000 libras esterlinas por el gobierno de Juan Vicente Gómez, y regresa a Venezuela gracias a las gestiones realizadas por el diplomático venezolano Caracciolo Parra Pérez.

Estos archivos llegan a Caracas en noviembre de 1926, y fueron colocados a disposición de la Academia Nacional de la Historia, donde permanecieron resguardados en un arca de seguridad, diseñada y construida en Italia contra diversos riesgos. En el año 2010, el presidente Hugo Chávez emite un decreto con el cual transfería su guarda y custodia al Archivo General de la Nación.

El archivo de Miranda, conocido como “Colombeia”, está integrado por manuscritos, impresos, mapas y planos empastados en 63 volúmenes y dividido en tres secciones, 26 volúmenes de viajes; 18 volúmenes de la Revolución Francesa y 19 volúmenes de negociaciones; ha sido publicado, editado y reeditado por la Presidencia de la República.

En la actualidad, gracias al Ministerio del Poder Popular para la Cultura, a través de la Biblioteca Nacional, el Archivo General de la Nación y el Centro Nacional de la Historia, se encuentra digitalizado y a la disposición de todas y todos los venezolanos bajo el nombre de “Colombeia, Memoria del Mundo”.

                  

Igualmente, muchos de los libros que sobre Miranda posee la Biblioteca Nacional de Venezuela ya pueden consultarse a través de la Biblioteca Digital “César Rengifo”, en su sitio www.bnv.gob.ve, donde también puede descargarse gratuitamente la “Bitácora Mirandina”, un recurso continuo y digital abierto a las diversas investigaciones que sobre Miranda se realicen.

 

 

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page