Leoncio Martínez: Disidente y contestatario frente a la dictadura gomecista

8 Enero, 2018

Periódicos como Fantoches, El cojo Ilustrado, Pitorreos, La linterna mágica, fueron algunas de sus trincheras de lucha

          Poeta Leoncio Martinez             Poeta Leoncio Martinez9

Texto: Jufany Toledo / Fotos: Ronald Montaño / Prensa IABNSB

Hablar de Leoncio Martínez “Leo” o “Fantoches”, desde el Instituto Autónomo Biblioteca Nacional y de Servicios de Bibliotecas, es una tarea titánica; ya que en muchas de las colecciones está su impronta como periodista, humorista, caricaturista, publicista, dramaturgo, compositor y poeta; aunque en honor a la verdad, la mayor parte de su trabajo puede ser apreciado en la Hemeroteca Nacional, que por cierto, y como un merecido reconocimiento, lleva su nombre.

Es que “Leo”, diminutivo que usaba para firmar sus caricaturas, aún cuando incursionó en diversos campos de la cultura y la información, e innovó con algunas propuestas en publicidad, su nombre quedó grabado en la memoria colectiva nacional como caricaturista, actividad que inició con apenas 11 años, en el periódico humorístico “La linterna mágica”. Sus manchetas, textos, versos y caricaturas pueden apreciarse en la extraordinaria colección hemerográfica de la Biblioteca Nacional.

Leoncio Martínez nació en el popular sector de Maripérez en Caracas, el 22 de diciembre de 1888, sus primeros años transcurrieron en medio de encarnadas luchas políticas y conspiraciones; por sus venas corría sangre de patriotas e intelectuales, ya que su abuelo paterno luchó en la Guerra de Independencia, mientras que su abuelo materno fue pintor; y probablemente por eso, es que tanto su hermano, Rafael Martínez “Raf”, como él, se desarrollaron como caricaturistas. Su madre Isabel Martínez, su padre Juan Martínez, fue también un luchador por la libertad.

Leoncio no tuvo una vida de privaciones, por el contrario, llegó a codearse con familias de abolengo y sectores aristocráticos, tal vez por ello comenzó a repudiar las acciones y malos tratos hacía las clases menos favorecidas; y a la defensa de ellos enfocó su trabajo, cargado siempre de duras críticas contra el gobernante de turno, y con gran humor y sarcasmo lograba emitir duras opiniones, a través de sus textos y dibujos.

         Poeta Leoncio Martinez8              Poeta Leoncio Martinez3

Siguiendo los pasos de “Raf”, a quien solía ver mientras dibujaba las caricaturas para el periódico “La linterna mágica”, que dirigían los hermanos Muñoz-Tebar, Leo comienza en 1900 su actividad de comunicador, ilustrando diversas páginas de dicho periódico, que dos años más tarde fue cerrado por el rigor dictatorial, razón por la que continúa dibujando en “La voz del pueblo”.

Para entonces, ya se había convertido en una voz disidente, lo que le valió en dos oportunidades, el encarcelamiento en “La Rotunda”, en los gobiernos de Juan Vicente Gómez y Eleazar López Contreras. Durante esas pausas obligadas del dibujo, este polifacético personaje optó por ocuparse de lo que sería otra de sus grandes pasiones: La música, y comenzó a componer algunos cantos populares y valses venezolanos, que han llegado hasta nuestros días, como “Dama Antañona”, entre otras.

Sin embargo, debido a sus agudas opiniones, continuó siendo un perseguido político y prefirió el auto-exilio. En 1911 se fue por un largo período a Puerto Rico, pero desde allí continuó escribiendo y enviando sus artículos a “El Universal”, un año más tarde promovió la creación del Círculo de Bellas Artes y también el Instituto Nacional de Bellas Artes, instituciones que fueron boicoteadas y sus promotores perseguidos, pero la mordaz pluma de Leo nunca paró de escribir ni de dibujar.

Leoncio Martínez siempre estuvo rodeado de intelectuales, de hecho formó parte de la reconocida “Generación del 28”; y junto a José Rafael Pocaterra y Francisco Pimentel “Job Pim”, fundó “Pitorreos”, un diario de carácter humorístico, tiempo después, junto a Job Pim fundó en 1923 el muy celebre “Fantoches”, semanario utilizado para satirizar en contra del gobierno, que se publicó durante casi una década, del cual fue director y principal colaborador y redactor hasta su muerte.

         Poeta Leoncio Martinez11          Poeta Leoncio Martinez10

Con la versatilidad y cultura que le caracterizaban, en su columna “Leo y comento”, hablaba jocosamente de diversos y disímiles temas, como literatura, política y el mundo taurino. Su talento artístico se evidenció no sólo en la publicidad, a la cual le introdujo una serie de innovaciones, sino también en el teatro, donde realizó diversas escenografías, una de las más connotadas, fue la que hizo para la presentación del Alma Llanera, de Rafael Bolívar Coronado y Pedro Elías Gutiérrez, “Zarzuela de un acto y tres cuadros” y otras no menos importantes para la época.

Bajo el título “Mis otros Fantoches”, Leoncio Martínez editó una recopilación de sus cuentos en 1932, publicación altamente creativa que puede ser consultada en la Colección Bibliográfica General de la Biblioteca Nacional; sus poesías fueron editadas entre 1943 y 1944, y en 1959, Aquiles Nazoa reunió una buena selección de sus dibujos.

Considerado un ciudadano ejemplar, que siempre usó su talento para resaltar los valores morales, Leo fue un caraqueño como el que más, amaba a Venezuela y a su ciudad natal, lo cual se evidencia en su obra. Falleció el 14 de octubre de 1941, víctima de una tuberculosis que logró doblegarlo, su nombre está escrito en el corazón de los venezolanos. Parroquias, escuelas y urbanizaciones lo llevan, como una forma de tener siempre presente, a un hombre fiel a sus principios de libertad e igualdad.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page