Franz Kafka, las pesadillas del día a día fueron su máxima inspiración

6 Julio, 2018

Genio de la literatura surrealista y existencialista, su pluma traza con un simbolismo pleno de naturalidad, la desesperanza del hombre actual.

Texto: Lisayde Santamaría/ Fotos: Adianez Gutiérrez/ Prensa IABNSB 06/07/2018


Praguense, judío asquenazí. De su padre, de origen proletario, conoció el valor del trabajo y de las cosas bien hechas; de su madre, burguesa de nacimiento, obtuvo el privilegio de educarse en los mejores institutos y sentarse a las mejores mesas de la clase alta de su época.

kafka niñoSin embargo, fue su progenitor quien marcó su infancia con su prepotencia y autoritarismo, circunstancia que dejó plasmada en su posterior producción literaria.

Fue el mayor de seis hermanos, dos de los cuales murieron al poco tiempo de nacer y por cuyas defunciones nuestro escritor se sintió culpable por muchos años, pues deseó sus muertes en secreto por tenerles celos. Sus otras tres hermanas perecieron  en campos de concentración nazi, bastantes años después de su fallecimiento en 1924.

Su producción literaria fue escrita en alemán, su lengua materna junto con el checo, y además dominaba a la perfección el francés, el latín, el griego y el hebreo. 

En 1901 aprobó el bachillerato y se interesó por varias áreas del saber, entre ellas la química, la filología y la historia del arte; pero hostigado por su padre entró a la Facultad de Derecho, carrera en la que se doctoró en 1906. Pasó entonces a formar parte del aparato burocrático del Estado y de estas experiencias y del menosprecio del que siempre fue objeto por parte se su papá, es que está compuesta gran parte de su obra literaria.

la oscuridad de kafkaKafka tomó su talento como escritor y lo convirtió en su modo de ganarse la vida, en 1912, luego de haber pasado por varios trabajos en el sistema judicial de su país. Durante un par de años compuso varios relatos, pero no fue sino hasta 1915 cuando su novela “La metamorfosis”, lo consagró como escritor para la posteridad.

la metamorfosisEn dicha novela, que puede ser leída en el Instituto Autónomo Biblioteca Nacional y de Servicios de Bibliotecas (IABNSB), bajo la cota 833.912 k11m 2008, el autor habla de la alienación a la que está sometida el hombre de ciudad, bajo la presión de un trabajo sin sentido, sin corazón, donde el dinero vale más que la integridad y los sentimientos. Una sociedad en que se vale de acuerdo con lo que se tiene, y cuando ya no se puede proveer nada, se convierte el humano en un ser desechable, que le estorba incluso a su propia familia.

kafka cucarachaGregorio Samsa, el protagonista de “La metamorfosis”, despierta un día convertido en un asqueroso insecto, y poco a poco va perdiendo sus cualidades humanas para parecerse cada vez más y más al bicho que ahora es. Una historia altamente surrealista que muestra lo poco que vale el individuo en una sociedad devoradora. El peso de las presiones, de la rutina, del sin sentido de las cosas que se hacen de forma mecánica, sin dignificación alguna por las labores cumplidas, convierten al pobre hombre en un animal rastrero, que al no poder cumplir con sus obligaciones, por causa de esta repugnante transformación, pasa a convertirse en poco menos que escoria para la gente que antes dependía de él, su familia, y que ahora, cuando él más los necesita, lo abandonan y desechan como si no valiera nada.

cucaracha kafkaEl ambiente en el que se desarrolla la historia es opresivo y pesado, asfixiante, y esta “aura” estará presente en toda su obra, tanto, que el término “kafkiano” pasará a ser utilizado para significar aquellas cosas absurdas, angustiosas y turbias con las que a veces nos encontramos en nuestro día a día.

Existen a su vez otros relatos cortos escritos por Kafka, que dibujan bajo su pincel surrealista una visión del mundo amarga, donde el egoísmo impera en el corazón de las personas.

Un mundo lleno de apatía, abulia, donde nadie ayuda a nadie, donde la persona se deja morir por cobardía, por miedo a que sus propias acciones se vuelvan contra él, como por ejemplo en el relato corto “El buitre”, donde un hombre torturado por la carroñera ave, no hace nada para detener su tormento, antes bien, se muestra resignado ante su sino, y observa conforme como el buitre le destroza los pies. Es interesante incluir en esta parte una de las acepciones con las que la Real Academia Española define la palabra “Buitre”: Persona que se ceba en la desgracia de otro.

el buitre de kafkaQuizá esta acepción tenga también que ver con la historia, y en este caso el buitre representaría a aquellos seres que, solo haciendo sufrir y viendo caer a sus semejantes, se sienten vivos, y que incluso son capaces de entregarse a la muerte, con tal de no ver surgir la dicha en la vida de quienes le rodean, como el ave de rapiña de esta historia, que finalmente clava su pico en la garganta del hombre.

Las historias de Kafka están llenas de oscuridad, pero no aquella oscuridad que mana de terrores ocultos, llenos de monstruos y fantasmas nocturnos. La suya viste las ropas de la cotidianidad, de lo conocido pero absurdo, de la asfixia del tener que transitar obligadamente hacia un destino configurado por otros; solo el vivir sin estar vivo realmente.

Una oscuridad vacua, un inenarrable hastío, una palpable soledad y desaliento. Lo absurdo del diario vivir lo refleja Kafka en otro de sus relatos, titulado “Una confusión cotidiana”, donde dos personas son incapaces de encontrarse, a pesar de buscarse mutuamente y de haberse topado de frente en un par de oportunidades. Quizá también forme parte de nuestras vidas aquello que está destinado a no suceder.

torre de babelEn “El escudo de la ciudad”, la construcción de la mítica Torre de Babel da lugar a enfrentamientos y luchas entre los hombres, que pasan toda su vida dedicados a hacer que el proyecto alcance algún día los cielos; pero esto no llega nunca a suceder, a pesar de que varias generaciones se han afanado en la tarea, hasta que ésta ya no tiene casi sentido, y empieza a surgir en las mentes de todos, el deseo de que un día un puño gigantesco se abalance cinco veces con toda su furia sobre la Torre y la destruya para siempre.

El número cinco en la numerología clásica representa la libertad y el cambio; resulta muy sugerente entonces, que sea éste el número de veces que la gente desea que el puño descargue su furia sobre la Torre de Babel, pues a pesar de que ya están conscientes de que resulta un proyecto inalcanzable, no se resuelven a dejarlo de lado por costumbre.

Estos son algunos de los relatos, con que Kafka dibujó el trasfondo oscuro de la realidad que nos circunda, pero existen muchos más con temática tan profunda como la perfilada en las líneas anteriores, y todos pueden ser revisados en la Colección Bibliográfica General del IABNSB.

Cuando solo contaba 40 años de edad, murió víctima de la tuberculosis que sufría desde hacía ya varios años. La mayoría de sus relatos salieron a la luz luego de su deceso, pues en vida Kafka mantuvo inédita su obra, pidiéndole a su amigo Max Brod poco antes de morir, que quemara los manuscritos. Por fortuna, éste desoyó su parecer, y publicó los escritos,  gracias a lo cual hoy podemos disfrutar del lúgubre sabor de su magnífica obra.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page