“Cabrujas en tres actos”

17 julio, 2017

Escritor, dramaturgo y productor, la obra de José Ignacio Cabruja forma parte del imaginario colectivo de los venezolanos. Hoy cumpliría 80 años

 

Texto: Jufany Toledo / Fotos: Ricardo Armas. Archivo Audiovisual IABNSB

 

Resulta cuesta arriba hablar de un hombre de las letras que se destacó en todos los géneros en los que incursionó; y aunque tal vez muchos lo recuerden más por uno que por otro, dejó un extraordinario legado a este país, al que supo retratar muy bien a través de su pluma y su obra toda. José Ignacio Cabruja Lofiego, conocido simplemente como Cabrujas, con una S de más, que en una ocasión le agregó un duende de imprenta, pero por la que sintió una gran simpatía y optó por asumirla como propia.

 

Muchas generaciones de venezolanos tuvieron la fortuna de disfrutar del talento que el “maestro de las telenovelas” nos brindó durante muchos años, gracias a esa sensibilidad con la cual captaba todo lo que ocurría a su alrededor. Debido a su vena de cronista, siempre se acompañaba de un cuaderno o libreta, en los que iba registrando todo cuanto acontecía a su alrededor, y que después se convertía en la materia prima de sus textos, guiones y libretos.

 

Cabrujas supo retratar a Venezuela con una visión tan exacta, que la mayoría de sus textos mantienen vigencia. Su sensibilidad social lo llevaba a preocuparse siempre por el país, por su situación política, por el desvalido, de allí que en sus personajes destacaban los anti héroes. Era un hombre crítico y sabio, que a través de sus diversos textos, nos ayudó a comprender nuestra propia realidad.

 

Aunque desde temprana edad evidenció su gusto por la cultura, la lectura, la escritura y las artes, su paso por la Universidad Central de Venezuela y su incursión en el Teatro Universitario, TU, lo ayudaron a descubrir su verdadera vocación, razón por la cual a los dos años abandonó la carrera de Derecho. A partir de entonces, se convirtió en actor, locutor, dramaturgo, guionista, cronista, derrochando un talento que ha sobrevivido a más de dos décadas de su partida física; y que gracias a la labor que cumple el Instituto Autónomo Biblioteca Nacional y de Servicios de Bibliotecas, de rescatar y preservar la memoria documental del país, organizarla, procesarla y difundirla, la obra de Cabrujas puede ser vista y leída por todos los interesados.

 

Primer acto: Ciudadano Cabrujas

 

Nació en Caracas el 17 de julio de 1937, hoy cumpliría 80 años, pero nos dejó tempranamente, a los 58 años de edad; tal vez el estrés, de pronto el cigarrillo, las comidas a destiempo, el exceso de trabajo quizás, o la combinación de todos ellos, produjeron el infarto que apagó su luz el 21 de octubre de 1995 en la Isla de Margarita. Venezolano y caraqueño como el que más, José Ignacio Cabrujas fue un hombre humilde criado en la populosa parroquia Catia, la cual se convirtió en fuente de inspiración de muchos de sus textos.

 

Además de escribir, sentía pasión por las diversas expresiones del arte, la ópera, la cocina y las tertulias. Se le recuerda como un gran conversador, y claro que tenía muchas cosas que contar, producto de su consecuente lectura. Testimonio de ello se encuentra en la grabación de una Tertulia Te, que como buen lector protagonizó en el año 1994, en la Biblioteca Nacional, disponible en el Archivo Audiovisual de Venezuela.

 

Cabrujas se casó en tres oportunidades: con Democracia López (1960); Eva Ivanyi (1976) e Isabel Palacios (1985) de su primer y su último matrimonio, respectivamente, nacieron sus dos hijos: Juan Francisco y Diego Cabruja. Junto con Román Chalbaud e Isaac Chocrón, integró una trilogía de dramaturgos, considerados entre los mejores del pasado Siglo XX.

 

Segundo acto: Las artes escénicas

 

Su paso por las artes escénicas fue fecundo, y tal vez sea por ello por lo que más se le recuerde; ya que no se limitó a escribir guiones de telenovelas, libretos de obras de teatro y cine; Cabrujas fue también actor y productor de cine, radio y televisión. La señora de Cárdenas, La dueña, Silvia Rivas divorciada, Emperatriz y Natalia de 8 a 9, fueron algunas de las telenovelas que mantenían a los televidentes atados cada día a la pantalla, asegurándose de no saltar ni un capítulo.

 

En cuanto al teatro, Cabrujas plasmaba en sus guiones retazos o episodios de la historia nacional, vistos con su ojo profundamente crítico. Acto cultural (1967); El día que me quieras (1979) y El americano ilustrado (1987), figuran entre sus obras más exitosas. El día que me quieras es considerada su más rotundo éxito, tanto en crítica como en taquilla. También escribió obras a cuatro manos con Román Chalbaud. La lista de premios obtenidos se pierde de vista, algunos los recibió en varias oportunidades como el Juana Sujo, el Critven, y los premios Municipal y Nacional de teatro.

 

Para la pantalla grande, Cabrujas escribió Sagrado y obsceno; Piedra, papel o tijera, Amaneció de golpe; El pez que fuma; y La casa del fin de los tiempos, entre otras, la mayoría dirigidas por Román Chalbaud. Películas que todo venezolano debería ver y que también se encuentran disponibles en el Archivo Audiovisual de Venezuela.

 

Tercer acto: Cabrujas comunicador y docente

 

La aguda pluma de Cabrujas no sólo se quedó en las artes escénicas, fue un gran crítico y muchos de sus artículos de opinión levantaron más de una polémica nacional. Con fino humor y en ocasiones con un dejo de sarcasmo, nos retrataba la vida, la política y la cotidianidad social, en su columna El país según Cabrujas. Por ser un militante de las ideas de izquierda, fue un opositor confeso a los distintos presidentes que desfilaron por Miraflores en la Cuarta República; lo cual se evidencia en sus artículos y conferencias, cada uno un verdadero tratado y una lección de dignidad.

 

La mayoría de los textos escritos por José Ignacio Cabrujas, fueron editados como libros que engrosan la Colección Bibliográfica General de la Biblioteca Nacional de Venezuela; también existen diversos textos escritos sobre él. Casi un centenar de resultados arroja el sistema bibliotecario automatizado SISBIV, que puede consultarse a través de la página www.bnv.gob.ve  para finalizar, vale recordar que Cabrujas también fue maestro de escuela, docente en diversas cátedras de la Escuela de Artes de la UCV y director del departamento de Cultura de la Universidad Central de Venezuela; director del Instituto de Cultura y Bellas Artes (INCIBA) a principios de la década de los 70′; fundó y perteneció a varios grupos de teatro; y con sobrados méritos para ello, su vida fue llevada a la pantalla grande a principio de este 2017, Cabrujas en el país del disimulo, un largometraje de Antonio Llerandi y Belén Orsini, donde el documental y la ficción se toman de la mano, para rescatar la obra y rendir merecido homenaje al mejor historiador urbano del Siglo XX.

 

* Título del texto tomado de la obra de Leonardo Azparren Giménez, El Nuevo Grupo, Editorial Arte, Caracas. (1983) Disponible en la Colección de Libros y Folletos del IABNSB

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page