Gilberto Pinto: “tenemos que admitir de entrada que la profesión de actor en el mundo de hoy, es un asunto de cultura”

7 septiembre, 2017

En el libro Reflexiones sobre la condición y la preparación del actor, se refleja parte de la experiencia profesional como artista y docente del escritor

Tania oropeza/Foto: /Prensa IABNySB

002003

Gilberto Pinto, lo vio nacer la cuidad de Caracas el 7 de septiembre del año 1929, se le recuerda por su trabajo como actor, dramaturgo, director y pedagogo, además, por su participan en la radio, el cine y la televisión, mediante su trayectoria escribió aproximadamente veinte piezas teatrales.

Este hombre obtuvo el premio nacional de Teatro en el año 2000, fue merecedor de la orden Andrés Bello en su primera clase en 1990,  otro de sus premios fue el de Juana Sujo, también recibió el premio de Dramaturgia de la Facultad de Humanidades y Educación de la Universidad del Zulia.

Pinto se formó ampliamente en el área actoral, estudió en el curso de capacitación teatral en el año 1948, participó en seminarios del teatro de Moscú, fue pasante en el conversatorio superior de Arte dramático de Paris, y en la escuela nacional de Strasburg.

Perteneció a una generación de teatreros que formaron las bases de la dramaturgia moderna, justamente en una época marcada por grandes cambios socio político, como otros escritores de su generación le toco vivir situaciones de políticas internas de Venezuela, lo que hizo escribir Los Fantasmas de Tulemon, pieza que se encuentra en los espacios del acervo documental  de la nación, que no es otra que la Biblioteca Nacional de Venezuela.

Esta obra fue publicada en el año 1965, en ella se puede evidenciar el énfasis que hace el escritor en contra de los políticos, en específico de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. Pinto investiga a través de sus personajes el proceso de corrupción que según él parecían suceder en aquellos que ocupaban el poder político.

En el año 1970 esta pieza obtuvo el premio Ana Julia Rojas, del Ateneo de Caracas, los críticos señalan que la obra es  una interesante creación teatral ya que el protagonista viaja a través de sus fantasmas como por un gigantesco “fresco”, para  desenlazar en un final cínico y patético.

001(1)

 Parte de la obra teatral Los Fantasmas de Tulemon

Fiscal: ¿Cuándo fue detenido?

Ramón: El doce de junio del pasado año.

Fiscal: ¿De qué se le acusaba?

Ramón: Me hacían responsable de haber participado en un conato de atentado en contra del dictador. Querían saber quiénes eran mis cómplices.

Fiscal: ¿Y era usted, en verdad, responsable?

Otro de los libros de este autor que se encuentra en la Biblioteca Nacional es Reflexiones sobre la condición y la preparación del actor, el cual fue publicado en el año 1992, aquí se encuentra plasmada parte de la experiencia profesional  como artista y docente de Pinto, donde señala la importancia de la buena formación de un actor, revelando que la pedagogía es esencial para la enseñanza de este oficio.

Se puede evidenciar en la presentación de este libro, el manifiesto de un conjunto de observaciones basadas en la complejidad sentida durante el proceso de enseñanza, aprendizaje y de las relaciones del actor con la creatividad, se dice que en este libro Pinto deja en claro sus nuevas propuestas o dimensiones, rompiendo “tenemos que admitir de entrada que la profesión de actor  en el mundo de hoy, es un asunto de cultura” (Pinto 1992).

Aquí también se encuentran breves reseñas y fotografías de  grandes actores  a los que hace referencia Pinto entre ellos se encuentran: Konstantin, a los franceses Francés Jacques  Copeau, Louis Jouvet y Charles Dulin, el alemán Vsevold Emilievitch, la argentina Juana Sujo, y los venezolanos Nicolás Curiel, Humberto Orsini entre otros.

La noche moribunda, El hombre de la rata, Lucrecia y La buhardilla son otras de las piezas teatrales escritas por Pinto. Sin duda alguna este dramaturgo es base de consulta para todas aquellas personas que quieran formarse en el mundo del teatro, para conocer más de su obra visita  los espacios de libros y folletos de la Biblioteca Nacional.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page